¿Quienes somos?

Somos un equipo de personas las que formamos Ozono Riveler, con mas de 30 años de experiencia en el sector y con una clara vocación de servicio.Trabajamos para que nuestros generadores de ozono den  soluciones, no milagros,  a las personas y por supuesto todo ello cuidando de nuestro medio ambiente.

Historia de los generadores de ozono:

El Ozono, una historia de varios siglos y más actual que nunca.
La historia de los generadores de ozono comienza en Alemania, fue Werner von Siemens, quien en 1857 construyó el primer tubo de inducción para la destrucción de microorganismos.

En 1857 construyó el primer tubo de inducción para la destrucción de microorganismos con ozono.

En el siglo XX, otro alemán, el químico Justus Baron von Liebig fue el primero en estudiar las aplicaciones del ozono para uso humano.
Los rusos en la II Guerra Mundial aceleraron las investigaciones de esta nueva medicina y transfirieron los conocimientos a los países aliados, expandiéndose en el resto del mundo.

Existen evidencias como desinfectantes a partir del 1881, de acuerdo a lo mencionado por el Doctor Kellogg en su libro sobre Difteria.

En 1892 los Doctores Luth y Thauerkauf fundan en Alemania el instituto de Oxigeno-Ozonoterapia y publican los primeros trabajos en animales.

El ozono en la naturaleza

El ozono, compuesto derivado del oxígeno, se encuentra en la atmósfera en pequeñas proporciones.
 
Su formación natural es debida a la acción de las descargas eléctricas (tormentas) que se producen en la atmósfera, así como por los rayos ultravioletas procedentes del sol, frente al oxigeno existente en la atmósfera.
 
Estos fenómenos atmosféricos son los encargados de aportar la energía necesaria para que se forme ozono, según la reacción endotérmica reseñada anteriormente.
 
Se halla en la naturaleza en mayor o menor proporción, dependiendo ésta del grado de purificación del ambiente. Así, podemos percibir su olor penetrante en los espacios libres acentuándose sobre todo después de las tormentas donde se ha producido gran aparato eléctrico.
 
En la atmósfera que rodea a las ciudades, sobre todo en ambientes confinados, la ausencia de ozono es casi total, toda vez que tiene apetencia por todas aquellas sustancias causantes del enrarecimiento del aire.
 
Por tanto, el ozono es uno de los constituyentes vitales de la atmósfera, en donde una capa de ozono denominada «OZONOSFERA»‘ actúa como un verdadero filtro de manera que las radiaciones ultravioletas irradiadas por el sol alcanzan la tierra con sólo una millonésima parte de su acción, ya que de lo contrario sería fatal para los seres vivos que pueblan la Tierra.